Muchos países tienen filtros policiales que en España no se han instalado

17/01/11

«Si eres bulímica, tómate una cucharada de bicarbonato y enjuágate la boca para proteger los dientes después de vomitar». «Mantente siempre con frío, para obligar a tu cuerpo a quemar más calorías. No te abrigues, baja la calefacción», son algunos de los consejos que se dan en www.anaymiasiempre.com, con 3.050 seguidores, apoyando la anorexia y la bulimia como un modo de vida.

Hola, soy nueva en esto y me gustaron tus palabras referidas a la anorexia y a la bulimia, quiero saber más de ustedes», comenta una bloguera que se acaba de unir al grupo.

«Estas páginas incentivan al menor; en su círculo se sienten rechazados por familiares y amigos y aquí se encuentran arropados», comenta Arturo Canalda, Defensor del Menor. Un estudio de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins (EE UU) señala que en los dos últimos años han aumentado un 470 por ciento las webs que animan a ser o a seguir siendo, fundamentalmente a las niñas, anoréxicas o bulímicas.

Mientras en países como Francia se penaliza la inducción a estas enfermedades con hasta tres años de prisión y multas que pueden ascender hasta los 45.000 euros, en España aún no entra en los planes gubernamentales más inmediatos. Para el inspector jefe de la BIT, Enrique Rodríguez, habría que cerrar estas páginas por su contenido perjudicial, aunque reconoce su posible ineficacia. «Las chicas enseguida abren otras y, además, se queda en algo secreto. Eso tampoco es bueno».

Otro de los temas a tratar es el «bullying», definido como actitudes agresivas, intencionadas y repetidas, adoptadas por uno o más estudiantes contra uno u otros. «En Madrid odiamos a ese hijo de su gran puta madre, estamos viendo a ver si podemos ir a Valencia estas vacaciones, con mazo de peña que le odia, y le vamos a buscar, asi que decidle que tenga cuidado que le vamos a reventar la cabeza a palazos a ese hijo de puta», se lee en un foro de un colegio de Valencia.

En Protégeles se registran 30.000 denuncias al mes de pornografía infantil, acoso sexual a menores, apología de la bulimia y la anorexia y pedofilia. «Tenemos convenios firmados con proveedores de acceso a internet y ellos los bloquean. Han cerrado más de 500», informa Guillermo Cánovas, presidente de Protégeles. Pero ahí no queda resuelto el asunto, las webs encuentran su lugar en plataformas de otros países.

«Es complicado cerrar estas webs si estas materias no están tipificadas como delito», explica Canalda. Otra vía es Circamp (proceso de filtrado por el que los proveedores reenvían las peticiones de acceso a estas webs a una página diseñada por la Policía), que está instalado en muchos países europeos, pero en España sigue en vías de tramitación.

Fuente: www.larazon.es

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto