Anímate a dejar tu testimonio. Seguro servirá de ayuda a muchas personas.

Déjanos tu testimonio enviándonos un e-mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y nosotros te lo publicaremos ¡Gracias!

 

 

 TESTIMONIO DE MARIA

Podría empezar presentándome como “Hola, me llamo María, tengo 31 años y soy bulímica desde los 15 o 16 años que yo recuerde”. Pero no….lo haré de otra forma que he aprendido que me gusta más “Hola, me llamo María y nací un 1 de enero de 1984, por lo que actualmente tengo 31 años. Soy una persona, como tú, como ella, sin más etiquetas, sin más categorizaciones. Me gustaría y por este motivo estoy aquí contaros mi historia, y para ello, es necesario que sepáis que me encantan las mariposas, ¡me apasionan! ¿Por qué? Dejadme que os cuente…

Para mí, una mariposa es un símbolo de transformación en la vida, pasa de arrastrase por el suelo, a volar libre por el cielo, siempre he pensado que todos/as luchamos en nuestra vida por ser mariposas. ¿Qué pensáis ustedes?

Hoy he venido a hablaros de mi experiencia, y lo voy a hacer teniendo en cuenta el ciclo vital de una mariposa:

F1 El huevo

Llegamos a la vida y no elegimos dónde nacemos, ni el tipo de familia que nos va a acompañar en nuestro desarrollo. Nuestros seres más queridos lo hacen lo mejor que pueden, y hay que pensar, que ellos/as tampoco pudieron elegir en un determinado momento de su vida … Pero a medida que vamos creciendo, si podemos producir cambios nosotros/as mismos/as, ya no serán los de nuestro alrededor quiénes decidan por nosotros/as, será nuestra persona quien comience a elegir y a tomar decisiones.

F2 la oruga

Recuerdo verme siempre “grandota” desde niña en comparación con las demás chicas. Siempre me he visto inferior a las demás, no por cualidades personales (las cuáles no veía ni valoraba), sino por cualidades físicas. Me he sentido fea y gorda muchas veces, no aceptaba mi cuerpo, odiaba mis caderas anchas, mi culo gordo o mis piernas. No me valoraba en absoluto, me daba asco. Todo esto…me hizo pasar por muchos momentos desagradables:

-          Me perdía infinitas salidas con amigos/as porque no me gustaba lo que veía en mí (días de fiesta, de playa, de risas, de baile, de juegos…). Siempre había una excusa que poder poner, me mentía a mi misma y mentía a los/as demás.

-          Me obsesionaba con los alimentos, miraba su etiquetado de manera obsesiva y si veía que contenía muchas calorías, muchos hidratos o muchas grasas, todo lo que pillaba lo acababa soltando. ¿Pero de qué me servía? Si en momentos de ansiedad devoraba miles y miles de calorías e ingería gramos y gramos de grasas e hidratos en cuestión de minutos. Luego, cuando me quería dar cuenta, ya era tarde, la culpa me invadía y acababa vomitándolo todo en la taza del wáter, en una bolsa o en el cubo de basura. Al día siguiente, me levantaba muy desanimada, casi sin fuerzas y en muchas ocasiones, con venillas rojas señaladas en la cara del esfuerzo que había realizado el día anterior.

-          Cuando no quería vomitar, tomaba laxantes que suplieran al vómito y los resultados eran los mismos, sentirme mal conmigo misma y venirme abajo.

-          Por calmar la ansiedad, he bajado millones de veces a un supermercado a comprar millones de cosas que me duraban un suspiro, he parado en gasolineras a comprar comida y no me ha dado lugar a llegar a casa cuando ya lo había devorado todo, he entrado en pastelerías y he comprado hasta media docenas de pasteles que he ingerido de manera voraz hasta sentir dolor de barriga o que la misma comida se me viniera a la boca y tener la necesidad de vomitar. Por calmar la ansiedad, he “robado” comida, he ocultado, he engañado, he mentido, tanto a familia como a amigos/as.

-          No me sentía feliz, ni sentía que a nadie le importara.

-          Nadie sabía de mí… en parte me daba vergüenza, en parte no quería ser controlada, en parte qué pensarán, en parte no quería escuchar aquello que yo ni creía ni veía…

-          En definitiva, iba por un camino de autodestrucción en el que o decidía echar el freno de mano o mi vida se escapaba cada vez que tirara de la cisterna…

F3 La crisálida

Llegó el día de querer cambiar, de ser consciente por mí misma de que no podía seguir así…me estaba perdiendo la vida, mi vida… ¿cuántos momentos más me iba a perder? ¿Qué precio finalmente iba a pagar por ello? Realice una búsqueda por internet buscando algún lugar dónde poder encontrar ayuda, sola no podía cómo me había creído tantas y tantas veces, el lunes ya vuelve todo a la normalidad, ya no más…pero ¿qué lunes era ese? Buscando encontré Adaner y llamé contando lo que me pasaba. A partir de ese día empezó el cambio, un cambio duro pero necesario, y sobre todo posible. Empecé a trabajar en mí, a hilar el “capullo” con el deseo de que en algún momento, llegara a romperse. No ha sido un camino fácil, he llegado a desesperar muchas veces, a decirme cuánto tiempo más, a querer tirar la toalla, he tenido que “caer” muchas veces , para levantarme otras “tantas”, y en una parte de este camino, tuve que aprender, que un bambú chino tarda casi 5 años en dar su primer tallo y comenzar a crecer. Y poco a poco, comencé a tener paciencia, porque los cambios llegan, pero para ello hay que trabajar, no hay que rendirse y hay que enfrentarse a las resistencias y a los miedos. Y durante esta larga pero fructuosa fase interiorice muchas cosas:

-          Yo he aprendido que los apoyos son necesarios, es importante sentir apoyo y saber que no estás sola. Decidí contárselo a mi madre y comenzó a venir aquí. Lo empezaron a saber más amigas y esto me facilito más de lo que yo hubiese pensado. Entré en un grupo de apoyo, en dónde me di cuenta que no era “rara”, que había chicas con conductas similares a las mías, con maneras de pensar parecidas.

-          Yo he aprendido que lo que para mí era comer “sano”, pollo y pescado a la plancha, fruta, verdura,…no era más que una dieta “restrictiva”, en la que tenía prohibido muchos alimentos que tenía etiquetados como “cuidado que si me comes , engordas”. Totalmente falso, se puede comer de todo en su justa medida, es más, es necesario para que tu cuerpo no note esas carencias.

-          Yo he aprendido, que la ansiedad igual que viene se va, si soy capaz de sostenerla durante unos minutos y que luego no me siento culpable. Para ello, he tenido que hacerme con un sinfín de herramientas: continuos registros en los que marcar el día, la hora, el lugar, los pensamientos y la conducta (esto me ha llevado a darme cuenta que nada sucede porque sí, que siempre hay un pensamiento que genera una emoción y que a posterior actuamos, y que si aprendemos a ser cada vez más consciente, ese “chasquido”, no puede ayudar a reaccionar a tiempo), apuntar todo lo que comía, a técnicas de respiración “5,6,y 7”, a visualizaciones, a escribir, a llenar mi propio vaso y no esperar a que otros vengan a llenármelo, a no echarle cuenta a los pensamientos negativos que siguen ahí por supuesto, pero que aprendes a poner en MUTE y a poder seguir disfrutando de lo que estés haciendo, a irme al lado opuesto en dónde me encontrase, a realizar una lista de alternativas para no caer en el atracón y en el vómito, a las exposiciones (uno de los momentos más duros, tener que exponerte a lo que te provoca ansiedad)…

-          Yo he aprendido a cuidarme y a quererme más, a escribir y/o valorar mis logros diarios por pequeños que puedan parecer, he dedicado tiempo a las partes de mi cuerpo que me gustan de mí, en definitiva, he dedicado tiempo a llenarme yo. Porque yo he aprendido, a que la felicidad reside dentro de mí, y que sólo yo soy la única responsable de cuidarme, es un error, querer llenarse con lo de fuera, porque al final, el agua se acaba escapando de lo que es tu vaso por ese “boquete”, que sólo tú puedes tapar.

-          Yo he aprendido que un peso no determina a una persona, que se puede comer de todo y que el alargar un atracón/vomito, normaliza tu cuerpo y éste llega a alcanzar el peso óptimo de la persona.

-          Yo he aprendido que no me puedo dejar engañar por querer alcanzar un prototipo de cuerpo, porque yo tengo mi cuerpo, el que me pertenece y todo intento para querer alcanzar ese deseo sólo me llevará a permanecer en esa espiral sin fin de mi propia autodestrucción, porque yo soy yo y el/la otro/a es el/la otro/a, y ni yo puedo pretender ser el/la otro/a, ni el otro/a puede pretender ser yo, cada uno/a habitamos un solo cuerpo, nuestro cuerpo.

-          Yo he aprendido, que es importante aceptarse, porque da igual 67,63 que 60 que nunca me veré bien, porque el problema no está en el peso, sino en nuestros pensamientos.

-          Yo he aprendido a estar agusto conmigo misma, esto hace que me sienta tranquila y en paz y sea capaz de llevarme toda una tarde entera en mi casa con cosas en la despensa, a las que no necesito recurrir porque invierto mi tiempo en mí y me lleno con cosas que me hacen sentir bien.

F4 la mariposa

Y poco a poco, siento que voy alzando más mi vuelo, que me siento más ligera para poder desplegar mis enormes alas y comenzar a volar, porque sobretodo, lo que más deseo es sentirme libre, sentirme plena, sentirme verdaderamente YO.

 

LO HE SUPERADO Y HE ESCRITO UN LIBRO

Me llamo Alba, tengo 26 años, y he padecido anorexia entre los 12 y los 18 años.


El mío fue un caso muy complicado y muy difícil; mi evolución fue siempre negativa hasta que, cuando ya era mayor de edad, mi familia tuvo que solicitar a un juez que ordenara mi ingreso involuntario en un hospital y que enviara a la policía a buscarme.


Gracias a esta dura decisión de mi familia, logré recuperarme, superar la anorexia y volver a vivir.


Casi ocho años después he escrito un libro para contarlo. Se trata de una obra muy personal en la que he tratado de explicar todo lo que se vive, se sufre y se siente mientras estás enferma y durante los procesos de tratamiento y de recuperación.
Os dejo un enlace por si alguien se anima con la lectura: http://es.united-pc.eu/libros/narrativa-novela/otros-varios/ya-no-quiero-ser-princesa.html?tx_mdprodukte_pi1%5Bpointer%5D=0&;cHash=740340631a8c29f09265ee3ed7734f4e.


Yo lo recomiendo como fuente de esperanza y fuerza, y también como una vía de aprendizaje para familiares y amigos de personas enfermas, ya que os ayudará a descubrir mucho más sobre como funciona esta enfermedad.


Un abrazo amigos y mucho ánimo!

 

 

Mi nombre es Victoria

 

Mi nombre es Victòria, tengo 25 años, siempre había creído que mi nombre me iba a llevar a su significado.
Pero esto cambio cuando mi historia se convirtió en una enfermedad, que por suerte o desgracia es muy conocida actualmente, anorexia y bulimia.
Les voy a contar mi historia como chica que ha superado, convivido y luchado con esta enfermedad durante más de 5 años.
No quiero darles pena ni ningún sentimiento de tristeza, al contrario quiero que la gente que lea esta historia, sobre todo las chicas afectadas por esta terrible enfermedad, que son las personas que mas lo van a entender todo, puedan ver un símbolo de superación en mi, que sepan que con la fuerza interior de uno mismo se pueden llegar a hacer cosas inimaginables.
Puedo asegurar que con todo lo que he luchado y sigo luchando día a día, aun actualmente, cada día aprendo más sobre mi fuerza interior.
Todo empezó como un juego, un juego que consistía en ser perfecta físicamente, todas mis amigas tenían un físico que yo envidiaba, quería ser como ellas y poder ser perfecta.
Empecé a sentirme excluida de los grupos de amigos que tenia en la escuela, me veía gorda y me sentía estúpida con mi físico.

Mis padres me querían mucho y siempre me han tratado como una reina.
(Hay gente que dice que esa enfermedad, viene dada por la educación que te dan cuando eres pequeño… Mentira! Es todo un problema de la sociedad. Miras la tele ves a unas chicas con unos cuerpos
espectaculares, no tienen miedo alguno de enseñar ninguna parte de su espectacular cuerpo… Como no hundirme viendo cada día las mismas
imágenes.)

Pero en realidad esas chicas tan espectaculares (o que eso creemos) tienen muchos más problemas que nosotras.

Continúo con mi historia, tras verme fatal físicamente y querer desaparecer cada día cuando me levantaba y me miraba al espejo, empecé a hacer ejercicio físico obsesionadamente, después de cada
comida sacarlo todo, llegando a comer tan solo una galleta y no poder quedármela dentro de mi cuerpo…
Durante 2 años enteros de mi vida estuve vomitando todo lo que entraba en mi cuerpo, me excluía de la sociedad, de mis amigos, hasta llegué a querer suicidarme cortándome las venas, ya nada importaba en mi vida… solo mi físico, y aunque yo no lo veía estaba en los huesos, apunto de morir por falta de alimento.
Tras dos años terribles de mi vida, sacando hasta el poco jugo gástrico que quedaba en mi estomago… como tenia gente que me quería, (-chicas: aunque no lo sepáis hay mucha gente que nos quiere), me
encontré en un psiquiatra, me llevaron allí porque estaba mal, casi a las puertas de morir… media 1,68 y pesaba 42 Kg.
Estuve muchísimo tiempo de baja en mi trabajo, y me aislaba de todo elmundo.
Tras un año de lucha diaria, de psiquiatra semanal, de vigilancia las 24 horas del día, me dijeron que tenían que ingresarme si no aumentaba un gramo en una semana…
Yo me alarme muchísimo y no quería esto en mi vida, para nada… Teníamiedo de que me controlaran, de perder mi vida diaria, de volverme loca bajo control de personas que no me conocían ni siquiera…
Sabéis que me hizo cambiar mi forma de pensar?
Los estudios que yo estaba cursando durante mi enfermedad, luché porque no me ingresaran, subí unos gramos para que la semana siguiente pudieran decirme que no me ingresaban, luche por mis
estudios (aunque suene extraño, veía en los estudios una forma diferente
de afrontar mi problema y poder superarlo).
Terminé mis estudios de marketing y hace un año terminé mi carrera en ciencias empresariales.
Cuando me levantaba cada mañana pensaba que quería conocer a alguna chica con el mismo problema que yo y poder compartir todos los pensamientos y sentimientos que yo tenía.
Sabéis, yo busqué mis fuerzas interiores, sabia que estaba enferma por las consecuencias que notó mi cuerpo: no podía subir las escaleras de mi casa, mi barriga me dolía tanto que a veces no podía casi ni respirar, mi voz disminuya cada día mas, me temblaban las manos, escupía sangre cada vez que sacaba algún resto de comida de mi cuerpo, solo me alimentaba de pastillas antidepresivas, relajantes musculares...
Una mañana me levanté y me pregunté: - ¿si he sido capaz de haber luchado dos años de mi vida queriendo destruir mi cuerpo y autolesionarme, como no voy a ser capaz de luchar para querer afrontarlo y curarme de este trastorno mental?
Allí fue cuando cambio mi vida.
Hace 3 años y medio que estoy recuperada de esa enfermedad, y os puedo asegurar que las consecuencias son terribles, y desearía que todas las chicas que pasan por esto, supieran algunas de esas
consecuencias. A lo mejor si todas nosotras lo supiéramos no caeríamos en esa cruel enfermedad.
Solo nosotras, podemos luchar y sacar nuestra fuerza interior. Somos capaces más que cualquier otra persona de superar cualquier obstáculo en la vida.

Porque tenemos una fuerza que aunque a veces no la podamos encontrar, si nos centramos en esto, la encontraremos.
Yo la he encontrado, os digo que aun a día de hoy estoy sufriendo las consecuencias, son graves, casi me quede sin dientes, el acido gástrico me estaba dejando sin dientes, mi estomago se encogió tanto que aun a veces me duele, mi piel se quedo seca, mi cuello tan estrecho que a veces sentía que me ahogaba……
Son como los efectos secundarios de esa enfermedad, y todas, todas somos capaces de parar todo esto si alguien que lo ha sufrido nos ayuda.
Espero ser yo esa persona que os haya entrado dentro de vuestra cabecita y veáis que vuestra fuerza interior es la mas potente para parar ese trastorno.


Se que es difícil, pero lo podéis conseguir! YO LO HE HECHO!!!
Os puedo asegurar que si intentáis sacar vuestra fuerza interior podréis ser felices para siempre!!!

A mis hijas:

 

Hola,
Aquí estoy, quiero que sepas que siempre estoy.

Si, tienes razón, en ocasiones en difícil entender y ponerse en el lugar del otro...pero lo intento, aunque tal vez entiendo tus miedos más de lo que crees, y también se que en ocasiones ni tu misma logras entenderlos. Pero es así...

Se que lo has pasado mal sola y se que ahora también estas en uno de esos baches, pero recuerda que ahora tienes algo importante, nosotros, y no vamos a dejar que lo pases encerrada en ti.


En ocasiones, cuando te veo mal, permanezco callada, pero quiero que sepas que estoy ahí...para cuándo me necesites, aunque sólo sea para estar en silencio.

También se que tu cuerpo es uno de tus miedos. Porque hasta ahora has pensado que tu delgadez te hacia fuerte y segura. Poco a poco descubrirás que no es así, que tu eres más importante que una talla o un número en una báscula, que la vida te tiene guardada muchas cosas y conseguirlas y disfrutarlas no dependen de esos números, si no de ti y de tu actitud ante la vida.

Si, se que decirlo es fácil, que ese miedo sigue ahí...pero no olvides lo que te he dicho, todo esta ahí y poco a poco vas aprender a disfrutar de cada momento, incluso de los momentos de soledad.

No añadas un nuevo miedo a tu vida..."el miedo a tener miedos y no superarlos". Por supuesto que los vas a superar...paso a paso. Sin agobiarse por que ese día llegue pronto, porque con ello sólo lograrás que la espera sea más larga.
Aprende a disfrutar de los dias-ratos buenos. Poco a poco irán superando a los malos. Vive y disfruta del momento... De todo puedes sacar algo positivo, incluso de tus miedos, porque un día serás fuerte gracias a ellos.


Tienes que aceptarte con tus defectos, que son muy pocos, y tus cualidades, que son muchas, tus ojos, tus hoyuelos, tu pelo, tus manos...y sobre todo tu interior.
¿ Por que no te fijas en todas esas cualidades que tienes?
¿Por que sólo añoras cualidades que ves en otros?
Eres única, hermosa por dentro y fuera. Aprende a quererte. Te aseguro que es fácil, a mi no me costó mucho...eres tan especial!!!

Como dice la canción "Y adelante, hacia la luna, donde quiera que esté,que somos CUATRO y es solo una, y yo ya estuve una vez... "


Te quiero, os quiero a los cuatro más de lo que podáis imaginar ...
"Yo no sé si se puede quererte más fuerte..."

Mama

Mi nombre es Estefanía, tengo 26 años y soy de Cantabria. He sufrido la losa de la bulimia y ahora lo voy superando y reconstruyendo mi vida. Sé el infierno que supone y me gustaría dejar este mensaje de ánimo.
Cualquier intento de ayuda, por pequeño que sea, es algo grande, muy grande.
" La tendencia siempre es la misma; a cierta edad vulnerable, la masa - de levadura tan inflamable, como errónea - procurará absorverte a lo más hondo de su vació (un vacío aparentemente acompañado). Un vacío de ideas y pensamientos comunes a la cobardía de no arriesgarse, de no intentar ser uno mismo, diferente a la soledad de lúcidas personalidades, escogida de motu propio.
El raro es apartado porque, a menudo, no se mezcla con lo que no consiente, ni entiende, ni le interesa. Al raro pocos se le acercan para descubrir cuan pesada es la carga de la realidad sin maquillajes. Es mejor flotar en la epidermis de pensamientos superficiales, eso sí, bien rodeado, que descender a los órganos vitales de una sociedad amordazada, sola, que intenta gritar a sorderas irreversibles.
A quienes se detienen en contemplar la verdad con sus cincos sentidos, la vida les golpea con una bofetada de su temeraria composición (violencia, indiferencia, injusticia, dolor...), les debilita, al principio, el corazón y el alma ante tanto horror, para hacerles más tarde fuertes, en medio de una lucha convencida hacia la dignidad moral del ser humano que merece tal calificación: la de humanidad.
De esto quiero hoy hablar. Del duro camino que es necesario andar, desde la debilidad insoslayable hasta hacerte fuerte; tan costoso recorrerlo, como absolutamente preceptivo resulta transitarlo. Todo lo que vemos en esa travesía, todo lo que hacemos, todo lo que somos - y aquello que se empeñan en hacer de nosotros- tiene un objetivo fundamental: Crecer. En territorio hostil, quien se la juega es un pequeño héroe de la calle. Los héroes son conocidos por arriesgar y salvar; ocultos entre la gente, por el disfraz mejor logrado, el de la humildad. El mundo al que hemos llegado es un lugar hostil y , quienes vivimos inmersos en él somos pequeños héroes en potencia, a la espera de arriesgar - con sólidos valores- y salvar nuestros sueños más profundos.
Cuando uno no termina de encontrar su lugar ni su misión, aún teniéndolo todo, cuando te miras en el espejo de la consciencia y el reflejo no te satisface, comienza la batalla personal, proyectas toda una ira que no te corresponde contra la persona menos indicada: tú mismo, tú misma.
Y es que estoy cansada de ver en los medios y al cabo de la calle auténticos atentados contra una enfermedad que, quienes no padecen, desconocen absolutamente. "De personas superficiales y perfeccionistas obsesos; una moda extraña de jovencitos que ya pasará; una manera inmadura más de personas que no saben como terminar de llamar la atención; apología temeraria de la televisión, inoculada en cabezas perdidas, devolver el alimento que les devolverá la talla ideal - o idílica-..." No señores. La bulimia es mucho más que esto. La metamorfosis física - a menudo desafortunada- no es un fin, es un medio. Un método destructivo de aparente control y castigo hacia uno mismo. Es la soledad extrema y dolorosa de quienes ya no tienen nada más que perder, cuando hace tiempo que se fueron por el retrete detras de aquello que devolvían. Es un rostro castigado por una ENFERMEDAD llevada en riguroso silencio, una radiografía de almas que lloran, gargantas de palabras calladas, pulmones sin aire para respirar.
La primera vez que tomé conciencia de mi enfermedad, a la que he ganado muchas batallas, fue en un feedback de palabras honestas. Yo me abrí ante una psicóloga con mi problema, la dije: "soy bulímica"; me corrigió: " No eres bulímica. Tienes una enfermedad que es la bulimia. De la misma manera que quien tiene gripe no es un griposo y , como ésta, igualmente se cura".No olvidaré cuando esta psicóloga me confesó que ella no podía entenderme: "He estudiado mucho sobre esta enfermedad, he tenido muchos pacientes a los que he podido ayudar, pero no tengo ni idea de cómo te sientes, porque nunca he pasado por eso".
Cuando uno espera encontrarse mensajes reconfortantes y se encuentra con altas dosis de sinceridad con las que no cantabas, emerge la sensación de profundo respeto hacia el profesional que tienes delante y hacia uno mismo. Entonces hay una especie de igualdad de condiciones en la conversación y abrirse duele menos.
A ti, que si has llegado a leer este mensaje es porque necesitas ayuda urgente, porque tienes esta ENFERMEDAD carcelaria y no sabes como salir de este círculo destructivo en el que te envuelve, a ti quiero decirte que yo sí sé como te sientes; que yo sí he pasado por la misma guerra; sé lo que vales, lo que deseas, lo que has sufrido y lo que te queda por pasar. Yo , que acabo de entrar en tu interior armada con la verdad, ¿por qué iba a mentirte en esto? Se cura.
Imagino todas las veces que os habéis intentado convencer de que es imposible dejar lo que te mata, cuando eso que te mata te mantiene vivo... Pero esas voces carentes de luz al final del túnel, son alienadas por un pensamiento erróneo, que ya ni siquiera os pertenece.
Cuando uno recurre a su lucidez (que está ahí esperando a que vuelvas), al sentido común, y en una balanza colocas los pros y los contras de las conductas categorizadas por la bulimia, se da cuenta de la nula efectividad de las mismas: tu salud comenzará a resentirse en muchas áreas de tu cuerpo ( si ahora no han llegado los síntomas, llegarán); la comida que liberas de tu cuerpo no llega al 50 por 100 de lo ingerido; el maravilloso esmalte de tus dientes será destruido por los ácidos, las estrías no esperarán a tu embarazo, tu corazón echará un pulso con la vida por cada vez que tú rozas la campanilla con los dedos; a tu rostro le pasa algo, no hay duda, empieza a ser imposible ocultarlo y, lo peor de todo, los daños psíquicos pasarán a ser cicatrices con las que tendrás que lidiar de por vida.
Esta es la realidad. No digo que sea más fácil no hacerlo, pero es infinitamente mejor. Por mal que alguien se sienta, no gana absolutamente nada empeorando las cosas. No podemos ser víctimas eternas de nuestro inconformismo vital y, muchos menos, convertirnos en nuestros propios verdugos. NO TE LO MERECES y tú lo sabes bien. Lo complicado es luchar contra una enfermedad que yo comparo siempre con un tsunami (me encuentro ahora en ese punto) y he de decir que es muy costoso remontar, pero es la única opción posible, no hay más. Cuando dejas de vomitar, de maltratarte, y plantas cara a la enfermedad, comienzas a ver todo lo que ha arrasado: amigos, vida social, salud, juventud, vitalidad, amor... Te ves en medio de la nada, completamente sólo, pero tampoco hay nada que ya pueda taparte un horizonte al que, con sacrificio, debes de llegar. Y se puede.
De repente un día te levantas de la cama y ya no sientes que eres frágil, te sientes fuerte para salir al mundo y dejar atrás todo un dolor, que marca, pero alecciona mejor que cualquier otra enseñanza. No hay mejor aprendizaje que el que experimentamos en primera persona a través del sufrimiento. Todo esto te hará crecer, te hará humano, te hará fuerte. Te convertirá en una persona mejor de lo que ya eras. Serás alguien especial que si pudo con esta horrible enfermedad, podrá con todo. Porque si miras a tu alrededor, y dejas de mirarte a ti, podrás comprobar que aún quedan cosas maravillosas por las que merece la pena ser tú y estar sano para disfrutarlas y compartirlas. Siempre hay alguien que te necesita, que te quiere, que te echa de menos cada vez que estás y no estás, quizás son pocos, pero sin duda es suficiente. Ahora toca construir; lo bueno de empezar de cero es que puedes empezar por y como quieras. No hay prisa y no es tarde para quererse y aceptar las cosas que NO se pueden cambiar, y luchar por las que sí somos capaces de modificar únicamente con salud y dignidad. Nadie vendrá a hacerlo por nosotros.
En el fondo sois personas mágicas, con todos los condimentos necesarios para cambiar las cosas. Os convertiréis en esos pocos, pero valiosos, héroes que el mundo, que el resto del mundo, necesita. Yo decidí "

 

Cartas a la anorexia

PRIMERA CARTA DE MÍ A LA ANOREXIA (12 de agosto de 2012)

Mi querida anorexia nerviosa:

Tantos años juntos…y es la primera vez que te escribo. Ya iba tocando. No te voy a preguntar cómo estás. Tú te conservas siempre igual. Gris, mentirosa, malévola, asesina, sutil, cobarde, cruel…así eres y a pesar de todo, te tengo hasta algo parecido al cariño. Me has enseñado, con sangre y dolor, con llagas en mi alma, muchas cosas de la vida. Pero ya quiero volar libre. Y solo. Quiero separarme de ti; tú me has dominado -sobre todo la mente- más de veinte años. He sido paciente, pero creo que debo ser yo quien maneje las riendas. No te guardo rencor, te lo juro. Todo en la vida son enseñanzas. Aun así, quiero iniciar un camino nuevo nuevo en el que no me domines ni tú ni tampoco la mente. Va a mandar, por fin, mi esencia, mi corazón, el Jaime López de verdad. No quiero seguir estafándome ni a mí mismo ni a los demás durante más tiempo. Probablemente, nos pasó como en las parejas. La ruptura nunca es definitiva, volverás a a aparecer para hacerme daño, en los malos momentos, pero voy a poner todo de mi parte, lo estoy poniendo ya, para no caer en esos cebos que me perjudican. Que sepas que eso de planificar la semana en función del deporte se va a acabar, que volveré a hacer deporte de forma sana, que voy a ser menos rígido y perfeccionista, que voy a improvisar más, que voy a comer decentemente y sin sentir culpa y que voy a pasar cada vez menos minutos de mi vida en el plano puramente físico. Me miraré al espejo sin complejo. Sé que todo esto te va a enfadar. Sé que pensabas que yo era un hooligan de tu causa, un irreductible. Pues no, cariño. Todo empieza y todo acaba. Estoy aquí, en el Ramón y Cajal, y estoy feliz, por extraño que suene. Me están ayudando mucho tanto mis dos maravillosas compañeras como el personal y creo que va a ser un impulso a mi sanación. Y, honestamente, quiero vivirlo sin ti. Quiero amor, quiero compasión, necesito cariño, necesito paz y todo eso, tú no lo puedes dar. Un beso.

SEGUNDA CARTA-DE LA ANOREXIA A MÍ (12 de agosto de 2012)
Mi querido Jaime:
¡Otra vez con tus ilusas esperanzas!. ¡Otra vez con tus anhelos espirituales que luego acaban en las alcantarillas!. ¿Para qué?. ¿Crees que puedes vivir sin mí?. Te voy a explicar, majete, adolescente cuarentón, imbécil, porqué me necesitas.
Lo primero, ¿crees que sin mí vas a estar delgado?. Ja,ja,ja; qué pringao eres, que gilipollas sigues siendo; más aún que cuando eras un niño y te atrapé. Si dejas de hacer deporte varios días a la semana, engordarás. Y mucho. Te pondrás en 80 kilos, con cara de pan y no le vas a gustar a ninguna mujer.
En segundo lugar, te veo como muy listillo, como muy desafiante a mí. ¡Menos lobos, Caperucita!. Mis reglas son TUS REGLAS. No lo olvides nunca y si no, prepárate para mis reprimendas. Eso de que vas a improvisar más, eso de que vas a dejarte fluir con la vida, es una soplapollez. Al contrario. Deberías estarme agradecido por haberte enseñado a ser ordenado y perfeccionista. Con lo despistado que eres en esencia, no hubieras podido sobrevivir. Además, te quedarás sin trabajo…y te recuerdo que tienes que pagar dos hipotecas tú solito. Porque vas a seguir solo. ¿Crees que va a llegar, así de golpe, una mujer que te haga feliz?.Si la que más te gusto soy yo…¿Crees que si llega otra no la vas a abandonar?.¡Qué poco realismo el tuyo!. En el plano mental, so cazurro, idiota, tienesn un cruce de cables del que nadie te va a sacar. Y por mucho que lo consigan en parte toda esa pandillita de gente con sus batas verdes y blancas, volverás a tu vida y a tu casa, y se te liará todo OTRA VEZ. ¿No te merece la pena seguir cómodo conmigo?. O incluso, si quieres ser VALIENTE, pero de verdad, suicídate. No vales ni para resucitar ni para acabar contigo mismo.
Sé que ahora mismo, por mucha energía que te estén mandando tus amigos y tu familia, estás echando en falta una carrerita de footing. ¿A que te la dabas?. ¿A qué te marcabas una por mucho que estemos a treinta y cinco grados?. ¡Y harías bien!. ¡Cuidado con desobedecerme!. Lo dejo ahí. Pero como me traiciones, te mataré; así de claro. Iré a destruirte.
¿Otra vez quieres estar rellenito, como de chaval?. ¿Otra vez quieres tallas L ó XL?. Tú sabrás, hijo de puta. Aquí mando yo y no voy a permitir que eso cambie.
Debes pesar ya cinco kilos más de los que pesabas hace una semana y así seguirás. Más infeliz, más lento en tus movimientos, más atontao…y encima más gordo. ¡Muérete con tus grasas, ya te daré yo la puntilla!. Ja,ja,ja. Adiós, imbécil.

TERCERA CARTA DE MÍ A LA ANOREXIA (12 de agosto de 2012)
Mi querida anorexia nerviosa:
Veo que sigues empeñada en matarme y te reconozco que hace diez días, a punto estuviste de conseguirlo. Con cuarenta y siete kilos de peso y tres horas de sueño al día, no sé ni cómo aguanté. Pero voy a dejarme hasta la última célula de mi cuerpo, hasta la última neurona, en sobrevivir. Y, por mucho que me insultes, por mucho que me odies disfrazándolo de amor, ya no te necesito; cariño. Me cambio de plano. Me voy a otra dimensión y no quiero que me acompañes. Quiero ser honesto contigo y conmigo mismo. Te reconozco incluso que de ti he podido aprender algo: la influencia de lo mental en cualquier dolencia física, la diferencia entre lo artificial y lo auténtico, la diferencia entre actuar de forma apresurada y nerviosa o hacerlo con armonía.
Y lo tengo muy claro ya. No me ha metido en un hospital sin pensarlo ni para perder el tiempo; voy a por todas. Y cuando salga, seguirá siendo el curarme el LEIV MOTIV de mi vida. Pese lo que pese. Pase lo que pase.
Sí, estoy decidido a que no me dirijas tú, aunque sé tus trucos y engaños en los que, seguramente, aún voy a caer algunas veces. Ya conozco tus trampas y alguna de ellas las domino. Quiero ser feliz y, a día de hoy, me lo impides. Todo en mi vida, incluida tú, ANOREXIA NERVIOSA, es una bendición. No te tengo rencor ni quiero aniquilarte, ni escupirte, ni siquiera insultarte; de todo estoy aprendiendo y todo lo ha situado así el SER SUPREMO. Ese ENTE INFINITO que nos cuida todos los días a todos, incluida tú, para regalarnos la felicidad. Pero yo no la disfruto si no me separo de ti. Quero ser un SER HUMANO ÍNTEGRO y siguiendo tus dictados, no lo soy. MUAC. UN BESO.

 

 

 

Tranquilaaas!! Esto se curaa, estoy segura.

Llevo seis meses enferma de anorexia, pero estoy mucho mejor!! Chicas por favor confiad en vuestros nutricionistas y psicologos, solo ellos nos pueden curar, que sean nuestros ojos, ya que los nuestros estan enfermos, pero no os preocupeis que con su ayuda y la de vuestra familia y amigos todo saldra bien, ya lo vereis Mucho animo a tod@s, se puede salir de este infierno que nos roba nuestra vida :)

No os rindáis..podemos con ellas!!

Confusión,angustia,agobio,desesperación,miedo,mentiras,soledad...éstas sólo son algunas de las palabras que me acompañaron durante siete años de mi vida..

Pero afortunadamente gané la lucha,pude con ella y con éste testimonio quería deciros que podéis,que ésta enfermedad tiene cura..

Mirar dentro de vosotros y veréis que salir de esta enfermedad es posible,que no hay nadie que pueda con ella excepto vosotr@s.. de verdad empezad a apreciar las pequeñas cosas..a quereros,a vivir la vida de manera que vuestras preocupaciones vayan más allá de un físico..

Porque sois capaces de conseguirlo,y lo digo porque despues de 7 años de lucha,ya llevo 3 curada y puedo hacer mi vida normal.

Mucho ánimo porque saldréis,con esfurezo lo conseguiréis.

Testimonio

PASADOS MESES Y AÑOS COMPRENDO QUE HAS VENIDO PORQUE DEBÍAS HACERLO, YA NO DEBO BUSCAR EXPLICACIONES.

ME HAS HECHO UNA LARGA VISITA PARA ENSEÑARME A VIVIR INTENSAMENTE,
CON LA PASIÓN DE HACERME DISFRUTAR CON LO MÁS SENCILLO,
PALADEAR UNA CARICIA, UNA SONRISA, DELEITARME CON LAS HOJAS DE UN ÁRBOL, CON UN PASEO Y SOBRE TODO CON LA COMPAÑÍA DE ELLOS, Y A QUIÉNES ME QUEDA POR CONOCER.

Dificil, quizás, pero no imposible.

Apenas tenía 15 años la primera vez que fui a ADANER, la desnutrición era notable, sin embargo no era consciente de absolutamente nada de lo que me estaba pasando. Tenía anorexia, allí me hicieron comprenderlo y empezó mi lucha.
Han pasado 5 años desde que me diagnosticaron y realmente no se cuantos llevaré enferma; sí puedo decir que ahora tengo un aspecto saludable, y aunque con algunas cosas que mejorar, estoy consiguiendolo.
No está siendo fácil,pero veo que aunque poco a poco,todos podemos conseguirlo.
¡Ánimo!

Tú no eres una imagen

Llevo dos años con anorexia y bulimia, mido 1'65 y llegué a pesar 45kg... Hoy por hoy mi peso está bien pero sigo sin gustarme a mi misma, aún así no pierdo la esperanza, sé que puedo salir de esto, que es un recorrido muy largo y que con esfuerzo voy a conseguir salir de éste infierno. He estado ingresada y voy a psicologos, psiquiatras y nutricionistas, con mi esfuerzo y el suyo saldré de todo esto. ¡Estoy segura! (Mucho ánimo a todos/as aquellos que estén pasando por un mal momento, pero quiero que sepais que no somos imágenes, que lo que realmente cuenta es lo que hay dentro, porque lo de fuera solo es un caparazón y cada uno es como es, no debeis castigaros por no ser perfectos, nadie lo es.


Gracias ADANER por demostrarnos que si queremos, podemos.

La anorexia se lo llevó casi todo

Durante varios años fui anoréxica. Mido 1,60m y llegué a pesar 37 kg. Lo peor vino mucho después, cuando recuperé mi peso, pero el daño ya estaba hecho : la gente a mi alrededor ya nunca confía en mí, por las mentiras a las que recurrí, tengo secuelas físicas, como la osteopeniaetc... Animo a todos desde aquí a luchar hasta el final, porque aunque la anorexia se me llevó casi todo, sigo aquí para poder contarlo y tengo muchas cosas que no se llevó y con las que puedo disfrutar al máximo.

Un abrazo para todos y mucho ánimo, que de ésto también se sale

Estoy segura de que se puede!!!

Llevo 10 años con bulimia y siempre supe que estaba enferma, no es que no lo reconociera es que mi miedo a engordar superaba a mis ganas de curarme. Creo que el cansancio físico y sobre todo mi infierno interior, han hecho que me de cuenta de lo bonito que es sonreir, disfrutar de un plato de comida preparado con todo el amor, amarse a si mismo para poder amar a los demás, y dejar de ser el centro de tu universo de mentiras, calorias, kilos y demás... Estoy abriendo los ojos, abriendome a mi familia, a mis amigos e intentando callar esa maldita voz que se ha llevado mi felicidad durante 10 años...

Se que lo conseguiré, gracias ADANER, por ofrecerme los recursos que en su momento no supieron darme...

La mayor carrera de mi vida

He pasado más de 10 años sumida en el infierno de la anorexia, de desear ser cada vez menos hasta el punto de llegar casi literalmente a desaparecer, he vivido tantos ingresos en tantos sitios que casi no sería capaz de enumerarlos, todos ellos sin éxito, pero el problema no eran los sitios donde iba ni que los psicólogos fueran mejor o peor, el problema era que yo no estaba dispuesta a curarme, solo deseaba dejarme caer y seguir mi camino hacia la autodestrucción, pero no sé exactamente qué es lo que cambio de repente que dije basta! Dije que ya era hora de volver a tomar las riendas de mi vida, que bastaba seguir obsesionada en ser lo mas en mis estudios cuando ni siquiera podía leer un libro, dejar de intentar ser la mejor hija cuando solo les hacia sufrir con mi sufrimiento, dejar de ser la mejor amiga cuando solo estaba alejándome y alejándome de ellos. No es fácil, por supuesto que no, ahora estoy en una clínica luchando por volver a tener poco a poco una vida normal, aunque a veces me quede delante de los adelgazantes en un supermercado jugando a la ruleta rusa, pero ahora soy capaz de decir NO, y luchar para ser la bea que alguna vez fue o la bea que quiero ser.

Mucho ánimo porque es cierto que Querer es Poder.

GRACIAS ADANER

Si quieres PUEDES

He sufrido de anorexia nerviosa durante 6 largos años y llego el momento en el que creí que salir de ese infierno iba a ser tarea imposible, unas veces porque en el fondo mi yo enfermo no quería y otras veces porque me fallaban las fuerzas.

Como casi todo en la vida, te das cuenta de que no puedes mas cuando tocas fondo y te das cuenta de que después de eso no hay mas, de que no puedes caer ya más bajo y de que no es justo que tan joven tires a la basura tu vida y arrastres también la vida de los que te quieren y están día tras día ayudándote sin conseguir una respuesta positiva de nuestra parte. Me di cuenta cuando me vi encerrada en un sanatorio, sin fuerzas, sin mi familia, sin mi vida... en un principio piensas... ¿y qué más da si yo solo quiero morirme?, pero ese pensamiento desaparece a los dos días cuando te invade la soledad y empiezas a despertar de ese sueño tan espantoso.

Yo pude rectificar a tiempo aunque me falto poco para no poder estar aquí hoy contando mi testimonio, y me alegro de haberlo hecho y haber podido tener la oportunidad de acudir a ADANER, es ahí cuando te das cuenta de que si que hay vida después de esta enfermedad y de que si que hay personas dispuestas a ayudarte de corazón. Hoy día estoy aun recuperándome, no he recuperado mi vida normal, no creo que eso suceda por el momento, pero tengo ilusiones y ganas de vivir y seguir con mis estudios y todo aquello que deje aparcado para vivir un infierno; desde aquí quiero agradecer a la asociación su gran ayuda y sobre todo a mis padres, ya que ellos han necesitado mucha ayuda para poder ayudarme a mí.

Se puede salir, SI QUIERES. Os mando desde aquí mucha esperanza y no desesperéis.

El lugar de las Sonrisas

Este libro resume el infierno que he vivido durante mi vida por culpa de la bulimia, El lugar de las sonrisas es el sitio donde podemos llegar tod@s, solo tenemos que amarnos y dejar que nos amen. Este es uno de los párrafos que más me gusta del libro.

Atrás quedan las tragedias, atrás quedan días de dolor provocados por la inanición y sacudidos por el desamor. Me quedo con mi vida, me quedo con mis momentos malos y mis momentos buenos, me quedo con las emociones por escuchar una canción, me quedo con las risas que me provoca mi niña jugando a las palmas. Me quedo con todos y cada uno de esos momentos que hacen que mi vida sea rica, que yo sea rica, que no pasen los días sin más. Me quedo con lo bueno. Todos tenemos “lo bueno”. Hay que llegar a ello, está en nosotros. Nosotros somos lo bueno, yo soy lo bueno.

GRACIAS ADANER (Sara Farfán)

No hay que escudarse en la tristeza de la situación, todo llega a superarse

Durante más de 10 años fui esclava de una bulimia nerviosa con periodos iniciales de anorexia que me costó mucho reconocer.

Después de varios años en una clínica con ingresos y altas domiciliarias y el apoyo de la gente que me quería y la cual llego a comprenderme salí adelante.

Ya llevo casi tres años sin ninguna recaída y quiero animar a tod@s a tener esperanza y echarle valor a la situación.

Se de primera mano lo duro que es, y siempre quedara en nuestra cabeza, aunque cada vez más debilitada, esa maldita voz que nos dice tonterías pero que os aseguro que aprenderéis a callarla y controlarla. Yo he perdido a amigas por el camino, y en vez de venirme abajo, esas situaciones me dieron fuerzas para salir del agujero y no acabar como ellas.

Se controla, se supera y al final del camino te conviertes en una persona feliz.

Derecho a una nueva oportunidad

 

Producto de la anorexia y bulimia hoy padezco de problemas intestinales bastantes severos, llegando a una obstrucción intestinal grave. Cuando quise recuperarme por mi profesión y por mis sueños que había construido me doy cuenta de que probablemente ya sea demasiado tarde...por eso yo les pido que piensen en que una no tiene el derecho a truncar sus vidas, sus sueños y todas sus esperanzas por verse con unos kilos menos, hay cosas en la vida más importantes que en su momento segadas por el trastorno no nos damos cuenta, pero cuando nos damos cuenta de que nos estábamos autoeliminando y haciendo sufrir a nuestros seres queridos y recapacitar y tratar de que la vida nos de una nueva oportunidad puede ser demasiado tarde...Piensen en esto y VIVAN LA VIDA! Que vale la pena luchar cada día por salir de este pozo y vivir!!!

Por contradicciones quizás de la vida, estoy estudiando para ser chef, y por increíble que esto parezca mi carrera es mi vida! es mi mayor alegría, pese a mis limitaciones con la comida, la veo, la huelo, la preparo todos los días y veo en mi profesión una posible salida, algún día podre hacerlo y es por mi carrera y mis sueños y metas que tengo en la vida que luchare hasta lo último, a pesar de que ahora estoy con problemas de salud seguiré luchando pero se los ASEGURO que si en su momento hubiera podido evitar esto lo hubiera hecho.

Cuiden su cuerpo y lo más importante APRENDAN A AMARSE MUCHO! y a vivir la vida! porque muchas veces puede ser ya demasiado tarde.

 

Sí, se puede

RECUPERAR TU VIDA NO TIENE PRECIO, ahora valoro lo que tengo, aquello que me he estado perdiendo durante más de 10 años de TCA, primero anorexia, después bulimia y los últimos 5 años una obsesión enfermiza por la báscula que hace que solo te levantes y te acuestes pensando en esa obsesión, dejando lo verdaderamente importante en un segundo plano: familia, amigos, pareja, estudios...

Valora lo que tienes! me digo cada día al levantarme y verme recuperada. Las ganas de vivir, las ganas de seguir adelante con mi vida, de no sentirme atada como si fuera la peor de las drogas MERECE LA PENA. Chic@s os animo a vivir una vida libre, ¡SÍ! se puede salir, pedid ayuda y seguro que hay una mano tendida para vosotros.No dudéis en tomarla, todos hemos necesitado un pequeño empujón alguna vez. ADANER me tendió la mano y la acepté.

Luchar cuesta pero, como en las montañas más difíciles, arriba están las mejores vistas, una vez lleguéis a lo más alto allí os sentiréis orgullosos del camino recorrido y os daréis cuenta que recuperar vuestra vida es algo maravilloso.

¡TÚ PUEDES LOGRARLO!

Estoy en ello

Me está suponiendo un camino más duro de lo que suponía, más cruel y más solitario. Estoy yendo de un TCA a otro sin rumbo ni control desde hace ya demasiado tiempo.

No sé que buscaba en todo esto, como llegué a un punto en el que ya no tengo el control, como hube permitido que una imagen, unos números o un comentario condicionen mi vida.

No estoy dispuesta a seguir viendo mi vida como una espectadora/sufridora, he decidido ir a Adaner porque creo que esto se puede superar, porque creo que todos podemos llegar a ser felices.

*Si Se QuieRe, Se PueDe*

Tengo poco que decir... más de lo que dice el título... después de muchos años enferma de bulimia, llevo más de tres años plenamente recuperada... Pero últimamente solo escucho que los trastornos de alimentación no se superan...

Tengo que decir que SÍ se sale de ello, si te puedes recuperar... yo lo he conseguido, y sé que hay otra mucha gente que también lo ha logrado, con ayuda de expertos profesionales y con el apoyo de los grupos de autoayuda de Adaner Madrid (uf! gracias!)

Os animo a todos a seguir luchando, porque hay luz al final del túnel, una luz preciosa y brillante...

Ánimo

He padecido anorexia nerviosa durante 10 años. Quiero transmitir esperanza y mucho ánimo tanto a los padres como a los enfermos. Se sale de esto. Yo cuando estaba enferma y la gente me decía yo padecí anorexia y me curé; no me lo creía, pensaba no habían estado nunca tan enfermas como yo. Pero ahora sé que te curas, que puedes rehacer tu vida, que puedes volver a la realidad solo necesitas lanzarte de cabeza a la piscina dejarte llevar por los expertos y aunque sientas miedo, cerrar los ojos y hacer lo que te dicen. Mi último consejo para las personas que están siguiendo un tratamiento (es la única forma de salir) CERRAR LOS OJOS Y DEJAROS LLEVAR.

¡Gracias Adaner!

Cuando acudí a la sesión informativa con mis padres por recomendación de médico de cabecera no me había dado todavía cuenta de que mis manías, comportamientos y sentimientos no eran porque fuera un bicho raro ni porque fueran aspectos de mi personalidad.

Hasta que las personas que estaban sentadas allí delante no comenzaron a exponer lo que eran los trastornos de la alimentación yo no sentía que tuviera que estar allí, es más, me parecía una pérdida de tiempo porque "no tenía esa enfermedad".

Sin embargo, cuando empezaron a hablar de las características de dichas enfermedades mentales parecía como si estuviesen hablando de mí, ¿cómo sabían que yo era así?. En ese instante se me empezaron a saltar las lágrimas. "Yo no soy anoréxica" me decía - pero, entonces ¿por qué sabían todo eso?

Gracias a aquel momento me di cuenta de que posiblemente podría tener una enfermedad seria. Hoy en día, y gracias a esa gran ayuda que nos proporcionó ADANER soy otra chica casi totalmente recuperada tras largos y duros años.

Cualquier cosa que hagas merece la pena, asi que cuanto antes se empiece antes acabará el sufrimiento y la agonía que un@ mism@ siente y de todos aquellos que tiene cerca.

Piénsalo, no estás sol@

PD: Gracias ADANER

Padres y Adaner

«Cuando padres y madres tenemos conocimiento de que alguno de nuestros hijos, padece una enfermedad que se denomina a nivel médico: “TRASTORNO DE LA CONDUCTA ALIMENTARÍA“ o lo que más comúnmente se denomina “BULIMIA” o “ANOREXIA”, no sabemos como reaccionar ni donde acudir, pensamos que eso no es posible, que nuestro hij@ es una persona adulta y “normal”, que esta patología es característica de la adolescencia que normalmente la padecen las chicas.

ADANER ha desarrollado grupos donde los familiares pueden acudir y encontrar respuesta, comprensión y ayuda. En estos grupos, siempre están presentes psicólogos especialistas que coordinan las sesiones y monitores (padres y/o madres) que desde su experiencia pueden ayudar a comprender una enfermedad tan dura y con altos y bajos.

ADANER es una Asociación sin ánimo de lucro, que trabaja desde la esperanza, el conocimiento y la experiencia acumulada de que esta enfermedad cruel y perversa tiene solución y de que un FUTURO MEJOR ES POSIBLE»

 

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto